martes, 3 de junio de 2014

Palmeras en la nieve, de Luz Gabás



Título: Palmeras en la nieve
Autora: Luz Gabás
Nacionalidad: España
Temas de hoy, 2012
736 páginas
Tapa dura con sobrecubierta
Precio: 22,50 euros
ebook: 9,49 €





Argumento

Es 1953 y Kilian abandona la nieve de la montaña oscense para iniciar junto a su hermano, Jacobo, el viaje de ida hacia una tierra desconocida, lejana y exótica, la isla de Fernando Poo. En las entrañas de este territorio exuberante y seductor, le espera su padre, un veterano de la finca Sampaka, el lugar donde se cultiva y tuesta uno de los mejores cacaos del mundo.

En esa tierra eternamente verde, cálida y voluptuosa, los jóvenes hermanos descubren la ligereza de la vida social de la colonia en comparación con una España encorsetada y gris; comparten el duro trabajo necesario para conseguir el cacao perfecto de la finca Sampaka; aprenden las diferencias y similitudes culturales entre coloniales y autóctonos; y conocen el significado de la amistad, la pasión, el amor y el odio. Pero uno de ellos cruzará una línea prohibida e invisible y se enamorará perdidamente de una nativa. Su amor por ella, enmarcado en unas complejas circunstancias históricas, y el especial vínculo que se crea entre el colono y los oriundos de la isla transformarán la relación de los hermanos, cambiarán el curso de sus vidas y serán el origen de un secreto cuyas consecuencias alcanzarán el presente.

En el año 2003, Clarence, hija y sobrina de ese par de hermanos, llevada por la curiosidad del que desea conocer sus orígenes, se zambulle en el ruinoso pasado que habitaron Kilian y Jacobo y descubre los hilos polvorientos de ese secreto que finalmente será desentrañado.


Mi opinión

Hace mucho que quería leer este libro (desde que se lo regalaron a mi hermana, vi esa portada tan bonita y leí la sinopsis), pero su peso me echaba para atrás. Y no digo el elevado número de páginas, me refiero, literalmente, a su peso. Llevar eso en el transporte público es casi imposible, a ver cómo sujetas un libro de semejante tamaño con una mano, mientras en la otra llevas la comida, en el hombro el bolso, y te sujetas en la barra del metro, de pie, apiñada con otras tropecientas mil personas que se dirigen a trabajar.

¿He dicho alguna vez que odio el transporte público, especialmente el metro? Vamos todos como borregos, corriendo para no perder un metro (cuando el siguiente llega en menos de cinco minutos), siempre con prisas, como sardinas en lata y, la mayoría de las veces, de pie. Menos mal que voy siempre con un libro, y me abstraigo durante todo el trayecto.

Esto venía porque... (últimamente me disperso mucho, como podéis comprobar). Ah, sí, el peso de Palmeras en la nieve. Al fin lo di por misión imposible, y opté por intercalar su lectura en el libro electrónico y en papel.

Me ha gustado bastante, pero he de reconocer que me esperaba más. Empieza con un principio de infarto, de esos que te atrapan, presintiendo que estás ante una historia muy especial que te va a enamorar.

“Esta noche os amaréis con desesperación porque sabéis que va a ser la última noche que pasaréis juntos. Nunca más volveréis a veros. Nunca”.

Pero cuando iba por el 40 % o así, sentía que llevaba casi medio libro, y no me había contado nada. Sí, la historia era interesante, pasaba sin dificultad las páginas, no se me hizo aburrido, pero sí un poco pesado por la sensación de no saber a dónde se dirigía la historia, o más bien, que no llevaba a ninguna parte.

Y entonces dejé su lectura para empezar La princesa prometida, pues teníamos la lectura conjunta, y no había calculado bien lo que iba a estar con Palmeras en la nieve (no me gusta leer dos libros a la vez, cuando me meto en una historia, no me gusta mezclarla con otras. Sí, cada uno tiene sus manías, pero en lo que a libros refieren, no hacen daño a nadie).

Y cuando retomé Palmeras en la nieve, esa sensación desapareció, conseguí meterme realmente en la historia y empezar a disfrutarla.

Y cuando terminé la historia, me di cuenta de dónde había estado (para mí) el problema: precisamente, en ese principio que tanto me había gustado. Por dos cosas: primero, deja el listón muy alto, y tarda en recuperar el ritmo y ese halo de misterio que impregnaba todo el prólogo. Y segundo, desvela demasiado. Cuando retrocede al pasado, ya sabes lo que va a pasar, y para mí, eso le ha quitado parte de la intriga y del encanto a la historia. Y el misterio del presente... bueno, también se intuye muy pronto, aunque he de reconocer que después lo resuelve de una manera que no esperaba exactamente que fuese así.

Eso en cuanto a las pegas que yo he encontrado. Tal vez sea porque últimamente me estoy volviendo más exigente con la lectura, espero más, no me conformo, y veo fallos donde otros no.

No quiero que os llevéis una idea equivocada, porque Palmeras en la nieve me ha gustado. Tal vez en alguna ocasión se me ha hecho un poco pesado, pero luego ha recuperado el ritmo, y el personaje de Kilian me ha conquistado por completo. Es una historia de amor agridulce, de esas que marcan la vida de los dos protagonistas para siempre, que deja una huella indeleble en tu alma.

La historia del pasado tiene muchísima más fuerza que la del presente, pero la línea argumental del presente cumple muy bien su función: descubrirnos la historia de ambos hermanos, del amor prohibido de uno de ellos, y cómo el futuro, aun sin saberlo, está marcado a fuego por el pasado.

El protagonista indiscutible es Kilian. Otros personajes también tienen mucha importancia, pero el peso de toda la historia recae sobre él. Y en ese sentido, la carga no le queda grande, porque está perfectamente construido, es humano, real. Deja de ser un personaje para convertirse en una persona, logrando que te preocupes por él y por lo que le va a pasar (aunque ya lo sabes).

No conocía mucho sobre las colonias españolas en África. La historia principal se desarrolla concretamente en la isla Fernando Poo, y muestra la vida no solo de los colonos españoles, sino también de la población autóctona; también nos enseña la labor que suponía el cultivo del cacao, el duro día a día, pero la satisfacción por un trabajo bien hecho, y el amor por ese pedacito de tierra tan alejado del hogar de los españoles, pero que, sin que puedan remediarlo, se gana su corazón para siempre.

Siempre me ha interesado el tema de las colonizaciones, cómo se escudaban en que era por el bien de los nativos de allí, a quienes llevaban el progreso, mientras imponían su religión y sus costumbres, y se quedaban con sus riquezas. Es la imposición del más fuerte, y a lo largo de la historia se repite, aún hoy en día, los países más desarrollados se aprovechan de aquellos menos desarrollados, quedándose con sus materias primas a cambio de unas migajas.

Lo bueno de Palmeras en la nieve es que procura ofrecer una perspectiva completa y no sesgada, porque al fin y al cabo, ni todos los colonos ni todos los nativos eran iguales, cada uno lucha por lo suyo y por lo que cree correcto, lo sea o no. Esa, al fin y al cabo, es la esencia del ser humano.


Recomendación final

En resumen, esta NO es una opinión negativa, porque me ha gustado la historia (y como podéis ver al final, le he puesto buena nota), simplemente no me ha parecido perfecta, y tenía la necesidad de compartirlo. Mirad otras opiniones, y veréis que otros han disfrutado mucho más que yo de esta historia, la cual recomiendo leer, aunque le haya puesto peros.

¿Habéis leído Palmeras en la nieve? ¿Qué os ha parecido a vosotros?


Valoración:

7,5/10
“Es un lugar común hablar sobre cómo el colonialismo 
envilece por igual al colonizador y al explotado...”
Álvaro Mutis


           
 Tapa dura                          ebook

28 comentarios:

  1. A mi creo que me ha gustado más que a ti. Se me hizo corta porque hubiera seguido con la historia de la familia más al´´a de la novela y me encanto todo lo relacionado con África.

    Bs.

    ResponderEliminar
  2. Yo la tengo pendiente, pero no sé por qué, me atrae más la segunda novela de Luz Gabás que esta (por el argumento, más que nada). Tengo que animarme ya con la autora, pero es que últimamente me dan mucha pereza los tochos, más si son en papel (como los tengo los dos).
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho esta novela aunque quizás perfecta tampoco me parezca.

    ResponderEliminar
  4. Lo tengo pendiente en la estantería y es uno de esos libros que me apetece mucho y con todas las reseñas muy positivas que había visto está bien tener otra referencia para que las expectativas bajen un poco
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola Teresa, la leí el año pasado y aunque al principio si que me pareció un poco lenta, me gustó bastante, toda la historia de la colonia y las sensaciones que transmitía me pareció muy interesante. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  6. A mí me encantó. Me pareció una novela fantástica, magistralmente hilada y escrita.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  7. A mi me gusto aunque el principio me costo, besotes

    ResponderEliminar
  8. Me ha pasado exactamente como a ti.. solo que yo lo deje en ese 40% y no pude retormarlo. Se me estaba haciendo muy pesado, y no estaba disfrutando con la lectura. Asi que pase a una novela negra para aligerar y al final no he vuelto. Quizas mas adelante, porque se que en el fondo merece la pena. Asi que agradezco esa opinion tan sincera, que me anima a volver en algun momento mas adelante. Besos

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que este libro no es de los que más me llaman, pero lo cierto es que no tiene mala pinta. Quizá en algún momento, más adelante, me lo lea.
    Eso si, yo soy como tú, nunca mezclo historias, siempre termino un libro para empezar el siguiente jejeje
    Besotes!

    ResponderEliminar
  10. A mi me gustó mucho, la única pega para mí fue la excesiva información de la política de Guinea...
    Lo demás me gustó, si es verdad que en el prólogo te dice bastante, pero creo que el libro da bastantes giros...
    Besos

    ResponderEliminar
  11. A mí me ha gustado mucho más que a tí, sin duda. Me ha fascinado la historia, las localizaciones, los secretos... y se me ha hecho corto.
    Y hace nada he leído Regreso a tu piel que también me ha encantado
    Besos

    ResponderEliminar
  12. ¡Ah, pues muy bien! me gustan las reseñas que ponen pegas, porque así una se rebaja en expectativas, esta me pasa que es una lectura de las que dejo, en todo caso, para verano. Hacerse exigente a base de lecturas es algo positivo aunque una se ponga tiquismiquis.Ánimo con ese metro!!
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Creo que yo la disfruté mucho más que tu, y aunque no se me hizo pesada estoy bastante de acuerdo con las cosas que dices de ella. A mi también me gustó mucho más la historia del pasado y sus personajes. Kilian es capaz de enamorar a cualquiera. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Tengo pendiente a esta autora. Vino a la Feria del libro pero no pude verla. Besos.

    ResponderEliminar
  15. A mí este libro me decepcionó. Esperaba mucho más de él, pero encontré personajes planos y una historia que me pareció previsible, aunque me gustó el contexto histórico que tiene de fondo. De todas formas, sigo queriendo leer el nuevo de la autora.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. No tenía clara ya la lectura de este libro, y aunque sé que no es que no estés recomendando el libro, creo que ese 40% para mí puede ser mucho, porque ya bastante antes estaría pensando en la siguiente lectura. No lo voy a descartar del todo, porque al final le pones buena nota, pero no me urge. ¿Y a mí que me gusta el metro? (pero porque lo cojo poco) ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  17. No lo he leído, no me preguntes el motivo, pero siempre me he mostrado apática con este título, no me acaba de llamar. Un beso!

    ResponderEliminar
  18. Me gustó, sobre todo por la ambientación que me resultó de lo más novedosa
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Me encantó, si bien es cierto que hay un desequilibrio entre las historias del pasado y el presente, algo que ha mejorado en su última novela (Regreso a tu piel). Aún con eso, muy recomendable.

    ResponderEliminar
  20. A mi me gustó mucho, me atrapó desde un principio, tambien fui intercalando en digital y en papel porque el tocho era considerable. Saludos

    ResponderEliminar
  21. Fue mi primera, y hasta ahora única, incursión en el género y la disfruté mucho. Cierto es que el desequilibrio entre los dos hilos temporales es muy acusado y que la historia de amor del presente me chirrió por todas partes pero, en general, fue una buena lectura.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Lo leí el verano pasado y me encantó. Al igual que Manuela fue el primer libro del género que leí y lo disfruté mucho. Deseando estoy leer el nuevo de la autora
    besos

    ResponderEliminar
  23. Creo que es la reseña más crítica que he leído del libro y eso me gusta, que a veces todo es tan positivo y genial que vamos con las expectativas altísimas y luego nos llevamos el tortazo... Sigo queriendo leerlo, pero no tengo ninguna prisa de momento. 1beso!

    ResponderEliminar
  24. A mí me encantó, de hecho es una de mis mejores lecturas del año pasado.

    ResponderEliminar
  25. Bueno, me alegro de que al final te haya gustado, aunque no alcanzara tus expectativas, creadas por ese principio.
    Yo lo leí hace ya tiempo, pero me gustó muchísimo y me duró un suspiro. La verdad es que tampoco había leído sobre las colonias españolas, y mira, es un tema sobre el que me gustaría seguir leyendo más.
    Un besote y pasa buen finde!

    ResponderEliminar
  26. Reseñas así se agradecen, porque las expectativas a veces son muy traicioneras... jejeje
    un besote!

    ResponderEliminar
  27. no la he leído, y creo que comenzaré con la nueva de esta autora. Me llama más el tema ;)
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...