jueves, 25 de junio de 2015

La niña que se tragó una nube tan grande como la torre Eiffel, de Romain Puértolas


Título: La niña que se tragó una nube tan grande como la torre Eiffel
Autor: Romain Puértolas
Nacionalidad: Francia
Traducción: Romain Puértolas y Patricia Sierra Gutiérrez
Grijalbo, 2015
256 páginas.
Precio: 16,90 euros
ebook: 9,99 €


Cuando vi por primera vez el libro de La niña que se tragó una nube tan grande como la torre Eiffel, me llamó la atención, es uno de esos títulos que te atraen sin remedio. Y cuando vi que era del mismo autor que El increíble viaje del faquir que se quedó atrapado en un armario de Ikea (libro que aún no he leído, pero que está entre mis pendientes, sobre todo después del encuentro con Romain Puértolas), me terminó por decidir. Lo empecé a leer sin casi saber lo que me iba a encontrar en su interior. Mi única idea era que iba a ser divertido. Y aunque no me reí tanto como me imaginaba, me gustó más de lo que esperaba.

Argumento

Una cartera parisina necesita viajar a Marrakech para llevarse de allí a su hija adoptiva, muy enferma. Pero, cuando Providence Dupois está a punto de partir, un volcán islandés despierta y paraliza el tráfico aéreo europeo. Desesperada por reencontrarse con la niña, la joven madre entiende que tan solo le queda una opción: echar a volar.
Un joven enamoradizo ayudará a Providence a emprender este viaje tan extraordinario, a lo largo del que conocerá a personajes tan variopintos como un chino que habla como un pirata y unos monjes tibetanos que escuchan a Julio Iglesias. Y es que el amor de una madre es tan fuerte como para despegar hacia las nubes. Una fábula para adultos con un mensaje de amor universal.


Mi opinión

He de reconocer que al principio me costó meterme en la historia (lo que no sabría decir si por mí y mi cansancio o por el libro), pero una vez que el narrador (un hombre que acude a la peluquería a que le corten el pelo) mete de lleno en la historia al peluquero, tú también te introduces en la vida de Providence y Zahera.

Tal vez lo más difícil de “aceptar” es que, en el mundo actual y real, alguien vuelve solamente con el poder de su mente y la ayuda de sus brazos. Porque, que te digan que Superman vuela, que Stephen King te presente a una telequinética, o que Tolkien te sumerja en la Tierra Media, lo ves normal y verosímil, porque no es nuestro mundo, es otro que en algunos aspectos se parece al nuestro. Pero que tu vecina un día surque el cielo… ya no es tan creíble. Pero de pronto, allí estás, sobrevolando la Tierra junto a Providence. Y tras todo lo que ha pasado ella para llegar a ese momento, te parece lo más natural del mundo. La gente normal (y la anormal tampoco) no puede volar por sí misma, pero Providence siempre ha sido especial, y que logre ir de Francia a Marruecos volando por sí misma lo demuestra.

Como decía al principio, no me he reído con La niña que se tragó una nube tan grande como la torre Eiffel tanto como esperaba. Tiene golpes de humor buenísimos, referencias a la actualidad y detalles que te sacan más de una sonrisa cuando los lees; pero no me he reído a carcajadas. Aunque no lo he echado en falta: El libro derrocha tanta imaginación y “buen rollo”, que sus páginas vuelan en tus manos y, antes de que te des cuenta, ya lo has terminado.


Y La niña que se tragó una nube tan grande como la torre Eiffel tiene un elemento más del que aún no he hablado: el amor. Y uno de los amores más fuertes, puros e intensos que existen, sino el que más: el amor maternal. De ahí saca Providence la fuerza y el poder necesarios para volar junto a su hija Zahera, la cuál está muy enferma y a quien ha prometido llegar a su lado antes de esa noche. Tanto Providence como Zahera me han encantado. Zahera es una niña muy enferma, con una enfermedad que si en el mundo desarrollado te limita y rebaja la calidad de vida, imaginaos en Marruecos, siendo huérfana y sin los medios necesarios para tratarla. Su “nube”, como Providence bautiza a lo que tiene Zahera, la ha acompañado desde que nació, pero ella se resiste a que le gane la batalla, y tiene grandes sueños: ser la primera astronauta-pastelera. Cuando Providence y Zahera se conocen, es amor a primera vista: De pronto, Providence se convierte en madre y Zahera, en hija, creando un vínculo muy fuerte e irrompible. Ese encuentro trastoca sus mundos, abriéndoles los ojos (y el corazón) a algo con lo que no contaban ni imaginaban. Como decía, el amor entre madre e hija es uno de los más fuertes que existen.

No esperaba emocionarme con La niña que se tragó una nube tan grande como la torre Eiffel como lo he hecho: Romain Puértolas, además de contar una historia desenfadada, divertida y con mucha fantasía (justificada, como él mismo dice), consigue tocarte la fibra sensible y emocionarte con la historia y sus personajes.

Y el final… (tranquilos, que no voy a desvelar nada). Sólo decir que el final es buenísimo, cuando cierras el libro te deja muy buen sabor de boca, y que esa sensación te acompañará durante un tiempo.


Conclusión

En definitiva, La niña que se tragó una nube tan grande como la torre Eiffel me ha encantado. Detrás de lo que aparenta ser una “simple” novela fantasiosa y divertida (lo cual no es poco) hay mucho más: Un libro también emotivo, que desprende positividad y ternura, y que sin que te des cuenta habrás terminado con una sonrisa y el corazón encogido.

* Gracias a Penguin Random House por facilitarme el ejemplar para su lectura.

** Os recuerdo que aún estáis a tiempo de participar (hasta el domingo 28 de junio) en el sorteo de un ejemplar de la novela. Para apuntarte, pincha aquí o en la imagen.







14 comentarios:

  1. Jo, no me llamaba la historia del libro, pero tras tu reseña no lo descarto. Iré investigando un poquito más :-)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Que buena pinta, yo tampoco me leí su anterior libro, pero me lo han recomendado... este libro seguro que me gusta.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Lo anoto que este tipo de libro emotivo y fantasioso me suele gustar mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Pues la verdad es que este libro en principio a mi no me llamaba pero tras ver entrevistas e indagar un poco más en la sinopsis me apetece un montón.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Para mi también fue una sorpresa, porque tampoco esperaba esta historia tan emotiva

    ResponderEliminar
  6. Yo tengo mucha curiosidad por conocer la prosa del autor. De hecho, desde que vi el libro del faquir, pero creo que por lo que nos cuentas no deben ser muy parecidos. Aún así tengo curiosidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Tengo pendiente el anterior libro de Romain Puértolas y éste espero que me toque en el sorteo Je!! Besotes

    ResponderEliminar
  8. El libro no me llegó nunca y acabo de apuntarme a tu sorteo, a ver si hay suerte. Besos.

    ResponderEliminar
  9. No sé si es mi tipo de libro pero no me cierro y me he apuntado al sorteo :)
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Tiene buena pinta, si cae en mis manos lo leeré
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Parece una lectura refrescante ahora para el verano. Lo tendré en cuenta, pinta bien.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  12. No me llamaba este libro pero ahora me haces dudar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. No me importaría leerlo =)

    Besotes

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...