martes, 7 de febrero de 2017

Encuentro con María Pérez Heredia, autora de Starman

El pasado 1 de febrero asistí a un encuentro con María Pérez Heredia, autora de “Starman”, novela publicada el 2 de febrero con el sello Reservoir Books. Tiene 22 años, y ésta es su segunda novela. Se dice pronto. Nos estuvo hablando de la novela, de los personajes, de cómo se documentó y de muchas cosas  más, y si ya la novela tiene muy buena pinta, tras oírla, te entran aun más ganas de leerla. Hoy os traigo la crónica de dicho encuentro





La sinopsis de la novela es la siguiente:
Clay Cassady es un chico joven sin un futuro claro que trabaja en una cafetería de Los Ángeles, su ciudad natal. Un día, lo descubre un poderoso agente, quien se propondrá convertirlo en una estrella.
La historia de su ascenso es vertiginosa. Rueda una película romántica que será la sensación del año. La locura se desata, todo el mundo quiere saber quién es en verdad este nuevo James Dean. Le roba el corazón a una famosísima actriz, Jennifer Jones, con la que inicia un idilio mediático.
Cuando Clay gana el Oscar al mejor actor, apenas un año después de que todo empezara, cuando parece haber vencido a su tumultuoso pasado, su vida estalla. Necesita huir. Su desaparición ocupa a la prensa y redes sociales durante semanas, también preocupa a sus amigos, familiares y novia. ¿Dónde ha ido Clay?

La autora nos contó que el protagonista emprende una huida por Estados Unidos, Europa y México, y que la novela nos va desvelando quién es Clay y por qué se ha ido. Porque Clay pensaba, antes de hacerse famoso, que si ignoraba su pasado, sería feliz; pero descubrió que la fama no arregla los problemas, y de ahí su huida.

La historia transcurre en 500 días, pero hay algunos que faltan, como por ejemplo, el primero, cuando el agente del protagonista lo descubre cuando éste trabajaba en un Starbucks. A la autora le parecía divertido que no estuviera esa escena, que se hiciera varias veces mención a ella, pero tuviéramos que imaginárnosla.

"Starman" tiene muchos saltos temporales. Cada capítulo es un día, pero no van por orden. Otros capítulos son confesiones, y hay alguno, como "El día de Jen", que está contado por otro narrador, porque le apetecía que hubiera otros puntos de vista, que conociéramos al protagonista, además de por lo que él nos narra en primera persona, por cómo lo ven otras personas de su entorno.

A pesar de este orden "caótico" y tantos saltos temporales, María nos contó que ella escribió la historia por orden, tal y como está escrita, porque escribía los días salteados, en función de lo que le apetecía escribir. Eso sí, tenía unos días de referencia, para ubicarse en la línea temporal.



La idea se le ocurrió viendo en la televisión un reality show sobre las Kardashian. Una de ellas está casada (o estaba) con el jugador de baloncesto Lamar Odom, quien un día se largó, sin que nadie supiera su paradero (durante meses o años. No sé muy bien, si os entra curiosidad, buscad en San Google, que seguro que encontráis el cotilleo con todo lujo de detalles). Y María pensó: "¿Cómo puede alguien famoso desaparecer y que nadie lo sepa?". Y de ahí surgió la idea para la novela.

María eligió un protagonista masculino para "Starman" porque para ella es más divertido, puede explorar la psicología masculina y cómo reaccionan los hombres. Y de paso, puede demostrar su "tesis": que los hombres y las mujeres somos muy parecidos. Y además, también por una razón práctica: chicas jóvenes que hayan ganado el Óscar ya ha habido. En cambio, el actor más joven en ganarlo fue Adrien Brody a los 29 años. Y ella quería que su protagonista fuera el actor más joven en ganarlo, para que la presión mediática fuera mayor. A María no le cuesta ponerse en la piel de un chico de 22 años más que con otros personajes, considera que en la vida real es una chica (y siempre lo será), y que puede jugar a ser un chico cuando escribe, como un juego de rol.

María nos confesó que le ayuda visualizar a los personajes, y que se inspiró en Chloë Moretz para el personaje de Daphne, y en Michelle Williams para el de Jen. En cambio, para Clay no tenía a nadie en mente, sólo un perfil cinematográfico: James Dean. Porque considera que éste no era guapo guapo objetivamente, pero tenía carisma y magnetismo.

Le comentamos a María que están comparando su libro "Starman" con "El guardián entre el centeno", y que qué opina de esto. Nos cuenta que ojalá, porque para ella tanto la novela como Holden son un referente. Que los dos protagonistas tienen una familia y una vida "normal", y que los dos huyen. Y que a ella le interesa mucho cómo un personaje crece.

A María también le fascina el realismo sucio, y por eso también tiene de referentes a Bukowski, Raymond Carver y a Fante con su personaje Arturo Bandini. Y que ese realismo sucio lo ha intentado plasmar en sus descripciones de Los Ángeles.


Fotografía de Reservoir Books

Para documentarse sobre los lugares en los que transcurre la historia (que son muuuchos lugares), ha estado en unos cuantos: Nueva York, Londres, Bruselas, Polonia. Pero que con la mayoría se ha documentado a través de internet, porque ahora es más fácil, gracias por ejemplo a Google maps y su street view. Que ella siempre aloja a los personajes en hoteles reales, con menús reales, y les hace pasear por calles también reales. Que visita Tripadvisor, las páginas de los ferrys, y cualquier sitio en el que esté el personaje, porque le ayuda a construir el universo y la ambientación de la novela. Como una gran parte de la trama de Starman se desarrolla en Los Ángeles, se tragó todos los programas de Callejeros viajeros que transcurrían allí, y vio muchas películas, series y documentales para empaparse de Los Ángeles. 

María nos cuenta que empezó a escribir desde pequeña, pero que escribía en francés, no en español, porque era la lengua que estudiaba. Y que hasta los 16 no empezó a escribir en español. Y a los 17 terminó de escribir su primera novela, "Esos días raros de lluvia", así que fue rápida. Cuando la terminó, sólo podía escribir cuentos, era incapaz de pasar de las 30 páginas, y era porque no tenía una historia que contar.

Su primera novela
Nos confiesa que no sirve tener buenas ideas ni saber escribir bien, que hay que tener constancia para poder empezar y acabar una novela. Cuando empezó a escribir su primer libro, estaba estudiando Relaciones Internacionales y viajaba mucho, por lo que escribía en el AVE, en el metro, en el autobús... Ya con su segunda novela, como se cambió de carrera (a Filología Hispánica), y no viajaba tanto, aprovechaba a escribir por la noche y los fines de semana. Gracias a su carrera, ejerció la constancia, porque tienes lectura, mucha, y debes leer todos los días para estar preparado para el examen, o sino, es imposible leer todo lo que te mandan. María no tiene un tiempo preestablecido para escribir, porque funciona muy mal con horarios, pero sí intenta acabar los capítulos que empieza, aunque hay días y días. Y que para ser constante tienes que estar convencida de lo que estás escribiendo. 

Le dio pena terminar de escribir Starman, porque le resultó difícil despedirse de Clay y el resto de los personajes, porque ya eran parte de su familia. De todos los personajes, se quedaría con Daphne, porque es la más fresca y con las ideas claras, y no irónica como los demás. Y que a Clay le tiene mucho cariño, pero a veces le daban ganas de gritarle que espabilara. Y que también le encanta Stan, el agente, porque lo único que le motiva es el dinero. Ahora mismo tiene otra idea (aunque sólo lleva 10 páginas escritas) y está muy emocionada, porque le apetece meterse en la piel de un personaje femenino, después de escribir dos protagonistas masculinos.

María dice que ha sido muy afortunada, porque tuvo editor antes de terminar de escribir la novela. Un amigo le comentó que Lumen buscaba a escritores jóvenes, y mandó las primeras 200 páginas de su novela. La llamaron, le dijeron en ese sello no encajaba, pero que en el de Reservoir books sí, y empezaron a trabajar juntos. La han ayudado y arropado mucho, y la edición considera que es muy bonita, y que se siente orgullosa de ella.

Por último, María nos leyó un trozo de su novela, uno que le gusta mucho pero no su favorito (porque nos destriparía el final), y nos dedicó la novela. Como decía al principio, salí de allí con más ganas aún de leer la novela, cuando lo haga, ya os contaré qué me ha parecido "Starman", lo poco que llevo promete mucho.

7 comentarios:

  1. Ayyy, lo que nos gustan estos encuentros. Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Muy completa la crónica guapa! La verdad es que son muy interesante este tipo de encuentros. Espero vernos en la próxima ;)

    ResponderEliminar
  3. Gracias por compartir con nosotros la experiencia.

    ResponderEliminar
  4. Que me gusta a mi un encuentro con autores!! Gracias por compartir.

    Un beso
    Yolanda ❤❤❤

    ResponderEliminar
  5. Hola :) no pude ir ese día y sentí curiosidad por lo que os contó, lo de la Kardashian me he ido a cotillear, puesto que lo desconocía :) aunque el planteamiento es super curiosos.
    Me fascina que la fascine el realismo sucio :) es curioso al igual que escribía en lengua francesa :) la tengo pendiente de leer, pero entre tantos y tantos libros por leer...aisss

    besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...